Readaptación deportiva

La readaptación deportiva es el enlace entre la fisioterapia y la práctica del deporte. Este procedimiento se emplea cuando una persona, sea deportista o no, sufre una lesión  y después de un largo periodo de inactividad, debe recuperar sus ocupaciones diarias.

Las situaciones lesivas requieren de la coordinación de un equipo multidisciplinar de profesionales (médico, fisioterapeuta, preparador físico, readaptador,…) con el objetivo de prevenir, recuperar funcionalmente y/o readaptar al deportista a las exigencias del entrenamiento y/o competición, lo antes posible.

El objetivo de la readaptación se centra en la búsqueda de estrategias de intervención por parte de los distintos profesionales que supongan una reducción de la incidencia lesional en el contexto deportivo (prevención) o de la vida diaria, la disminución de la duración de la situación lesiva y una incorporación rápida y segura al entrenamiento, competición, al día a día del deportista.

En Centro Equilibrium enfocamos la readaptación deportiva basándonos en la PREVENCIÓN + ACTUACIÓN + MANTENIMIENTO = MEJORA DEL RENDIMIENTO DEPORTIVO .

Nuestro éxito se debe principalmente:

  • Gracias a los grandes conocimientos biomecánicos  del deportista como la disciplina que realiza.

  • Fisioterapeutas con experiencia del rol deportivo, conociendo de primera mano, sensaciones, inquietudes y estilo de vida del paciente deportivo.

  • Constante feed-back con el deportista y el club  dentro y fuera de nuestras instalaciones.

  • Trabajo multidisciplinar ( médicos, nutricionistas, podólogos, entrenadores…)

  • Formación continuada de nuestros profesionales

Fases del programa:

Primera Fase: Evaluación e iniciación

Reconocimiento de la patología por parte del especialista (médico y/o fisioterapeuta) e inicio de la recuperación en función del tipo y grado de lesión o patología (entrenador personal). Tras la primera mejora que permita realizar gestos sin dolor, se iniciarán las sesiones de entrenamiento teniendo en cuenta los puntos débiles y el déficit funcional, además de los objetivos marcados por los especialistas y el cliente.

Segunda Fase: Recuperación y readaptación funcional

Una vez conseguido los objetivos marcados en la primera fase, el entrenamiento da un paso a la especificidad, atendiendo a las acciones especificas del cliente y del deporte que desarrolla.

Tercera Fase: Prevención y reincorporación a la actividad y/o deporte

Llegados al punto en el cual se considera que el cliente ha realizado satisfactoriamente todos los pasos de las fases anteriores, procedemos a educarle en los hábitos preventivos y adaptar su entrenamiento especifico e individualizado a la reincorporación a su actividad diaria y/o deporte. A partir de aquí procedemos al seguimiento para que el cliente no vuelva a recaer en los malos hábitos que le llevaron a padecer la lesión y/o patología.